Las mujeres prefieren lo clásico

Quizá sea echar tierra en mi propio tejado como se suele decir, y sea arriesgado declarar esto en mi propio blog, pero es algo que me ronda la cabeza y no puede dejar de ser sincero conmigo mismo. Bien, se supone que en estas páginas se iba a hablar de formas de entretenimiento extremas, entre ellas por supuesto el sexo, pero no puedo dejar de comentar algo de lo que me he dado cuenta: y es que, a la postre, las mujeres no son muy aficionadas a este tipo de prácticas sexuales, y por ellas, para decirlo de alguna manera, se iría siempre a lo seguro, si por seguro se puede entender lo de toda la vida y que siempre ha funcionado.

Lo he entendido perfectamente viendo videos de sexo lesbianas, que al final es algo importante si quiero que en esta web se hable de cosas serias. Y puedo asegurar categóricamente que lo que más les gusta, les apasiona, y las pone cachondas hasta límites insospechados, son las comidas de coño. Es su preliminar preferido, pero si me apuras, casi que podrían basar todo un encuentro sexual con esta práctica, porque un buen sexo oral entre mujeres habilidosas las hace llegar al orgasmo; y te diré más, consiguen con ello unos orgasmos muy intensos, según se puede ver claramente en estos videos xxx.

Bien, puedes pensar, es porno, al fin y al cabo, está hecho para que nos creamos que estas mujeres, que en la mayoría de los casos no son lesbianas sino actrices que interpretan su papel, disfrutan al máximo con esos lengüetazos íntimos. Cierto, pero, teniendo en cuenta que la pornografía se ha convertido en una nueva afición entre las mujeres, que ya rivalizan con los hombres en su consumo, quizá no deberíamos tomarla tan a la ligera. Y de todas formas, también podríamos fijarnos en el porno heterosexual, aunque el razonamiento pueda ser similar; aunque la cosa está clara: también en este tipo de escenas, las mujeres sienten mucho placer cuando les hacen un cunnilingus, aunque por supuesto nunca se espera que lleguen al clímax en ese momento, pues se suele tratar de llega a la penetración para deleite de unos y otros (actores y televidentes, por supuesto).

Y si luego vemos videos de porno extremo, tanto hetero como lésbicos, te darás cuenta de que incluso tienes que darme más la razón: por muy bizarras que lleguen a ser sus prácticas,  siempre llegan a la masturbación oral, ya sea antes o después de alguna actuación extrema. Aunque está bien, dejemos el tema del porno por fin, y vayámonos a la vida real (aunque te advierto que es mucho más aburrida que los guiones pornográficos, al menos la mía): ¿os habéis encontrado muchas veces con tias que hayan querido hacer en la cama cosas extrañas, que se salen de lo común? Apuesto que muy pocas.

Quizá nos falta a todos, hombres y mujeres, pero sobre todo a ellas porque aún perduran en el mundo muchos tabúes sobre el tema, un poco de educación sexual, pero de la buena. Nada de fecundaciones, flores y abejitas, sino de cómo saber diferenciar lo que nos gusta y lo que no en nuestros propios cuerpos, y entender las señales en los cuerpos ajenos. Claro que eso precisa innovar y dejarse de prejuicios como el que de el sexo es una cosa prohibida, y sus prácticas extremas más todavía. Hasta entonces, no hay vuelta de hoja: las mujeres quieren lo clásico y lo cómodo, y es como disfrutan más.

 

Cuando las modas no cambian los gustos

Hace unos años que vivimos muy influenciados por todo lo que tiene que ver con la estética, en una especie de dictadura a la que todos nos doblegamos en mayor o menor medida, según nuestras posibilidades. Hemos pasado de cuerpos voluptuosos a delgadez muy marcada, de cejas muy depiladas a gruesas y  espesas, de cabellos rizados a otros lisos hasta lo imposible… y a veces, de vuelta a empezar, cambiando todo de nuevo y volviendo al origen. Cuando vemos videos porno gratis, esto se comprueba fácilmente, porque no hay más que comparar la pornografía de finales del siglo pasado con la actual: nada que ver.

Sin embargo, esto es algo que no les pasa a los que son aficionados al fetichismo sexual. Cuando alguien siente verdadera excitación con un objeto o parte del cuerpo y lo convierte en su fetiche, no suele cambiar de opinión y no es algo que pueda cambiar una moda o una tendencia; podrá añadir otros gustos a su personalidad fetichista, pero no abandonar los que ya tiene. Y si quieres comprobar lo que te digo, hablemos de algo que el porno online puso de moda hace unos años y que no acabó de cuajar del todo: los coños depilados (cuando los salones de belleza se frotaron las manos y pensaron que iban a hacer su agosto con las técnicas de depilación).

Se pasó de un verdadero felpudo inguinal en la década de los 80-90, a tener el cuerpo totalmente depilado hasta hace apenas unos años. Ojo, esto no sólo pasó con las chicas y mujeres, a las que parecía que eran menos atractivas si se les veía un solo pelo más allá de la cabeza; también apareció la figura del hombre metrosexual, que entre otras cosas, también pasaba por las largas (y dolorosas en ocasiones) sesiones de depilación, manteniendo sus torsos y sus rostros totalmente libres de vellos. De pronto, el estar rasurado era lo más y a la gente le subía la líbido un montón, así que nada, todo el mundo a apuntarse a la moda de la depilación.

Pero a los que tenían como fetiche un coño bien peludo, esto no les influyó para nada; y algo de razón llevarían, porque con el tiempo, y poco a poco, dejaron de llevarse los potorros calvos, y empiezan a verse otra vez algunos montes de Venus adornados con pelo; aunque, eso sí, ahora perfectamente recortados, nada de llevarlos en plan salvaje. Si es que lo natural siempre triunfa, y donde hay pelo, hay alegría.

Un blog diferente para gente diferente

Los blogs sobre temas sexuales no abundan demasiado en internet; se ve que la gente tiene aficiones íntimas en relación con el sexo y la pornografía, pero no son muy dados a hablar de ellas. Hipocresía, timidez o quizá el salvaguardar la intimidad de cada uno pueden ser razones para ese comportamiento; todas son válidas, y precisamente porque el juzgar a los demás no tiene por qué entrar en nuestras competencias, dejaremos el tema apartado.

Pero lo que sí es un hecho es que el interés por el porno duro y el sexo extremo ha ido aumentando durante estos últimos años, por lo menos el visionado de ese tipo de prácticas. No hay ningún dato que diga que las hemos trasladado a nuestra vida sexual, pero los buscadores internaúticos no dejan lugar a dudas: los usuarios del porno online están interesados por ver toda clase de contenido donde se practique el sexo más bestia posible; y con ese dato objetivo, no queda más remedio que sacar la conclusión de que algo está cambiando en nuestros gustos sexuales.

Yo tengo la teoría de que la influencia del porno asiático ha tenido mucho que ver, pero vamos, es una opinión personal. El hentai y sus fantasías sexuales, que por muy animadas que sean no dejan de ser el reflejo de unos deseos que están en la mente de millones de personas, se han desplegado por occidente, y una parte del mundo ha empezado a considerar la visión del sexo de la otra mitad. Acertada o no, esta opción es real, y es lógico que se hayan influenciado una parte y otra con aspectos no comunes, que poco a poco se han ido introduciendo y ha encontrado adeptos en un lado y en otro.

¿Y vosotros, tenéis alguna fantasía sexual en plan degenerado, u os gustan los videos hardcore o ultraporno? Bueno, quizá sea un poco pronto para confesar, pero si queréis seguir pasándoos por aquí, iré contando cuáles de estas tendencias son más populares, y qué novedades van surgiendo en el panorama. Quién sabe, quizá conozcáis alguna nueva de la que nunca oísteis hablar, y queráis compartir vuestras impresiones con todos vosotros…